tel93 790 61 73
tel637 509 776
Català
instagram facebook

Osteopatía infantil y bebés en Mataró

La osteopatía pediátrica es una especialización en las que se utilizan técnicas manuales suaves que actúan después de cualquier parto y mejoran varías disfunciones estructurales, viscerales y craneales.

EL NACIMIENTO

El nacimiento es uno de los procesos vitales más estresantes que experimenta un bebé. El recién nacido se somete a numerosas presiones durante un periodo de tiempo considerable (mala posición dentro el útero, contracciones uterinas o resistencia natural del canal de salida).

Gracias a las suturas craneales, que hacen posible la absorción de estas presiones (superponiéndose), el cuerpo del bebé es capaz de adaptarse al medio fuera del útero. En este sentido, la osteopatía es muy beneficiosa porque ayuda a minimizar el posible daño sobre diferentes estructuras y actúa directamente en el sistema nervioso del pequeño para conseguir el desarrollo más efectivo posible.

Los principales objetivos en esta etapa son:

• Acompañar al niño en todas las fases de crecimiento

• Llegar a la edad adulta con el máximo potencial de salud

LOS BEBÉS Y LACTANTES

Un parto puede ser excesivamente rápido, puede requerir la utilización de fórceps o ventosas, puede ser por cesárea, puede tener complicaciones, o simplemente se puede realizar sin ningún problema. En cualquier caso, después del parto es el momento idóneo para que el osteópata haga una valoración exhaustiva e inicie un tratamiento para evitar en un futuro posibles problemas (de columna, digestivos o de cualquier otra naturaleza).

Precisamente en estos primeros meses de vida, la osteopatía es muy beneficiosa ya que permite hacer un diagnóstico y detectar a tiempo posibles compresiones de los huesos del cráneo. Gracias a esto, se pueden evitar afectaciones en el sistema nervioso central, el cual, si tiene un buen equilibrio, asegurará en las siguientes etapas una buena psicomotricidad y el buen crecimiento del pequeño.

Principales indicaciones en que la osteopatía puede ayudar:

• Control y valoración postnacimiento (aconsejable a todos los bebés)

• Niños nacidos por cesárea, con fórceps o ventosas

• Niños prematuros

• Niños inquietos o intranquilos

• Problemas de succión (rechazo del chupete, dificultad en la lactancia)

• Problemas digestivos (vómitos frecuentes, gases, diarreas, estreñimiento)

• Trastornos del sueño (dificultad para dormir)

• Traumatismos, caídas, contusiones

• Problemas de atención, de comportamiento, o alteraciones en el aprendizaje

El tratamiento osteopático para bebés y niños tiene un enfoque básicamente craneosacral, que consiste en una manipulación muy suave, sutil y segura. Se trabajan las zonas del cráneo y del sacro para evaluar las posibles tensiones y tratarlas mediante un gran abanico de técnicas que ayudan al organismo a mejorar y recuperar el equilibrio saludable.

El resto del cuerpo también se tiene en cuenta puesto que muchos problemas periféricos son adaptaciones a problemas que se originan en la zona craneal. El organismo busca la mejor postura adaptativa para aligerar las tensiones y disminuir el gasto energético en las actividades del niño.

El número de sesiones del tratamiento depende de cada caso. Las sesiones son personalizadas y dirigidas en todo momento por el osteópata.

ETAPA DE CRECIMIENTO DE NIÑOS Y NIÑAS

Durante la etapa de crecimiento comprendida entre el primer año de vida hasta los 12 años, los niños pueden desencadenar problemas como dificultades para drenar la mucosidad, infecciones repetitivas, desviaciones de la columna vertebral o alteraciones en el comportamiento. Todas estas alteraciones son síntomas que ponen en alerta a los padres, ya sea en casa como desde la guardería o la escuela. Así pues, en estos casos es aconsejable ponerse en contacto con el profesional.

Principales indicaciones:

• Traumatismos, caídas, contusiones

• Problemas respiratorios (asma, respiración bucal, bronquitis, fatiga general)

• Tratamiento de ortodoncia

• Sinusitis (mucosidad)

• Otitis (infección al oído)

• Trastornos del comportamiento (hiperactividad, niño inquieto)

• Dificultades en el aprendizaje (falta de atención, problemas de concentración)

LA PUBERTAD Y LA ADOLESCENCIA

El seguimiento osteopático entre los 13 y los 17 años también es muy importante puesto que se experimentan muchos cambios corporales y hormonales que se pueden ver influidos por otros factores: problemas posturales, desviaciones de la columna vertebral, contusiones. El osteópata puede ayudar a disminuir tensiones y favorecer el desarrollo físico y psicosomático del adolescente.

Principales indicaciones:

• Problemas de espalda (posturas, desviaciones de columna: escoliosis o         cifosis)

• Alteraciones del ciclo menstrual o dolores menstruales

• Traumatismos, caídas, accidentes o contusiones

• Migrañas frecuentes, dolores de cabeza recurrentes

• Problemas digestivos (diarreas, estreñimiento)

PREGUNTAS FRECUENTES (FAQs)

La Osteopatía infantil es la aplicación de esta reconocida terapia manual adaptada a la estructura del bebé o del niño.
Hasta hace relativamente poco tiempo, en el bebé sólo se trataban las deformaciones craneales, las escoliosis, las tortícolis y poco más. Con la evolución de la Osteopatía, como en el caso de la Osteopatía Visceral, se han ido adaptando una serie de maniobras, creadas para el adulto, para poder tratar a los bebés y los niños.
La especialización en Osteopatía Infantil es una técnica de trabajo reciente, puesto que este concepto nace de la experiencia de cada osteópata en la práctica de su profesión.
En cualquiera de las disfunciones de origen mecánico que tratamos en el Centro de Osteopatia i Salud Montserrat Cabré se puede aplicar la Osteopatía infantil sin que esto entrañe riesgo alguno para el bebé o niño. Sus resultados son eficaces a corto plazo y la terapia es rápida y de fácil aplicación, no resultando nada traumática o invasiva para el niño.
Desde la primera sesión el bebé/niño deberá reaccionar positivamente al estímulo que la Osteopatía Infantil le ha producido.

“En mis más de veinte años de experiencia en las terapias manuales siempre me ha gustado tratar con el público infantil. Trabajar con ellos es relativamente complicado, pero la satisfacción de comprobar una evolución positiva no tiene comparación con ningún paciente adulto.”
La Osteopatía infantil está especialmente indicada para los niños y los bebés desde su primera semana de vida. En la etapa de formación y consolidación de sus cuerpos, cuando todas sus estructuras están en pleno crecimiento, la Osteopatía Infantil puede ayudar de forma notable a este desarrollo resolviendo muchas patologías infantiles y ayudando al cuerpo a “corregir” ciertas desviaciones con mucha suavidad, como por ejemplo, los cólicos en los lactantes con Terapia Distal.
Aunque algunos padres sienten un recelo completamente natural a llevar a su hijo de tan solo unas semanas de vida a un terapeuta, dicho recelo desaparece completamente después de una primera consulta, ya que pueden comprobar que la intervención del especialista en Osteopatía infantil es muy sutil, nada agresiva y con un profundo respeto hacia el cuerpo y mente de los niños.
Además, se pide en todo momento el apoyo y la colaboración de los padres, manteniéndoles siempre completamente informados sobre el trabajo que se va a desarrollar con sus hijos.
La Osteopatía infantil puede tratar con éxito los siguientes problemas infantiles:
Bebés con cólicos del lactante, regurgitación, vómitos, gases, estreñimiento, diarrea (con Terapia Distal).
Bebés y niños afectados por trastornos del sueño y nerviosismo.
Bebés y niños con trastornos musculares como: contracturas musculares, tortícolis.
Niños con lesiones de ligamentos como: esguinces, distensiones…
Niños con bloqueos vertebrales.
Bebés y niños con escoliosis o tortícolis congénita.
Bebés con deformaciones craneales, plagiocefalias, braquicefalias, escafocefalias y demás deformaciones.
Los casos más frecuentes en bebés suelen ser: el cólico del lactante, tortícolis, escoliosis, deformaciones craneales, nerviosismo e insomnio y cualquier disfunción producida por cualquiera de los 12 Pares nerviosos craneales.