tel93 790 61 73
tel637 509 776
Català
instagram facebook

Osteopatía para adultos en Mataró

CUIDANDO LA ESPALDA

Un buen equilibrio en la zona vertebral, articular y muscular conllevará una buena fisiología. Cualquier alteración y incidencia en alguna de estas zonas puede originar problemas en la espalda o en algún órgano en concreto. El osteópata hará una valoración exhaustiva en cada caso para detectar la causa del problema e iniciar el tratamiento más adecuado.

Principales indicaciones:

• Dolores articulares o musculares

• Cervicalgias, lumbalgias, ciática

• Problemas de oclusión (mandíbula), tratamiento con ortodoncia, bruxismo

• Cefaleas (dolores de cabeza recurrentes), migrañas, vértigo, mareos

• Problemas digestivos (acidez, reflujo, digestiones lentas, estreñimiento)

• Traumatismos, accidentes o caídas

• Cicatrices (por intervenciones quirúrgicas)

El trabajo osteopático que se realiza en cada sesión tiene efectos directos en los diferentes sistemas: en el sistema nervioso, el digestivo, el vascular, el cardiopulmonar, el linfático y el sistema inmunológico. En cada sesión se marcan unos objetivos a corto y a largo plazo –siempre tratando el cuerpo como un todo y promoviendo el equilibrio a todos los niveles (estructurales y funcionales)– con el objetivo de mejorar la calidad de vida.

PREPARACIÓN FÍSICA

La osteopatía actúa directamente sobre la postura y puede incidir en el rendimiento físico de cualquier persona que practique una actividad física. Mediante la osteopatía se consigue mejorar todo el sistema corporal (articular y muscular), evitando de este modo posibles lesiones. Y en caso de haber sufrido alguna, el osteópata trabajará para volver a recuperar el nivel deportivo que toda persona se proponga.

Principales indicaciones para deportistas:

  • Mejora del rendimiento físico
  • Adaptación al esfuerzo (cardiopulmonar)
  • Posibles sobrecargas musculares o molestias articulares
  • Readaptación al deporte (después de una lesión)

EL EMBARAZO

Durante el periodo de gestación todos los cambios de la madre y el desarrollo del bebé son importantes. Para cualquier futura madre es aconsejable hacer un seguimiento pautado desde el primer momento (tanto preventivo como curativo). En cada una de las etapas de gestación se actuará en diferentes zonas, sobretodo en la pelvis y en la espalda, de forma que siempre se evaluarán todos los cambios metabólicos y fisiológicos.

  • SEGUIMIENTO PREPARTO:

Minimizar problemas de espalda

Tratar la incontinencia urinaria, cistitis frecuentes

Solucionar posibles molestias en las relaciones sexuales

  • DURANTE EL EMBARAZO:

Conseguir el equilibrio de la madre y del bebé durante el embarazo (hacer el seguimiento de toda la gestación del pequeño)

Corregir problemas de espalda (ciática, lumbalgia)

Eliminar posibles molestias en la zona de la pelvis (pubalgia, coxalgia, varices, hemorroides)

Mejorar alteraciones del suelo pélvico (incontinencia urinaria, posibles tensiones)

  • SEGUIMIENTO POSTPARTO:

Resolver problemas de espalda durante la lactancia

Equilibrar la pelvis después del parto

El buen funcionamiento estructural (columna y pelvis) es el principal objetivo de la osteopatía durante estas etapas. Se interviene –y se mejora– tanto en la postura de la madre como en el bienestar y el correcto desarrollo del pequeño. Es aconsejable que tanto la madre como el bebé hagan visitas de control, guiadas en todo momento por el osteópata, en las etapas sucesivas.

LA GINECOLOGÍA

El suelo pélvico es el conjunto de músculos situados en la parte baja del abdomen y que sostienen diferentes órganos (la vejiga urinaria, la matriz y el recto). El suelo pélvico es capaz de absorber las presiones que recibe en momentos de aumento de la presión abdominal: cuando se levantan pesos, se tose o se estornuda, por ejemplo. Porque estos órganos funcionen correctamente, la musculatura de la pelvis tiene que estar sana y a la vez fuerte.

La ginecología osteopática ofrece la posibilidad de tratar los problemas y molestias funcionales provenientes de la pelvis menor.

  • Alteraciones del curso menstrual (ciclos irregulares, ciclos con dolor)
  • Posibles cicatrices (de intervenciones quirúrgicas)
  • Dificultades para el embarazo
  • Incontinencia urinaria
  • Prolapsos (descenso leve o moderado de la matriz, la vejiga o el recto)
  • Molestias de espaldas (posturales)
  • Patologías vasculares (congestión de la pelvis, varices)

También encontramos alteraciones y molestias secundarias:

  • En el embarazo o el parto
  • En la práctica de deportes de impacto
  • En la menopausia
  • En intervenciones quirúrgicas
  • En casos de obesidad
  • En casos de estreñimiento

Ante cualquier síntoma de debilidad, es importante ponerse en manos de un profesional, que valorará el caso e indicará cuál es el tratamiento más adecuado y efectivo.

Abrir chat